19 oct. 2012

Inicio de temporada, Orquesta de Extremadura.


Finalmente la Orquesta de Extremadura ha vuelto. Es verdad que tan rebajada como la deuda nacional en la calificación de Standard and Poors, es verdad que en el camino se han quedado algunos, pero lo principal, en estos tiempos de congoja, es que la orquesta sigue. No ha sido poco lo que ha pesado la indignación clara del público que veía cómo la ciudad se quedaba sin el único espectáculo decente que le quedaba y que ha manifestado en distintas circunstancias su malestar y su negativa a perder la orquesta. Atrás ha quedado la inmerecida campaña del Presidente contra el anterior director, Jesús Amigo, que ha hecho de ésta una gran orquesta a nivel nacional y que en lugar de agradecérselo lo han echado como si fuera un “chorizo”. Con el dinero que se han ahorrado harán espectáculos políticos, en lugar de musicales, como esos premios Ceres que, según cuentan por ahí, en una noche se han gastado casi un millón de euros, o sea un tercio de lo que costaba la orquesta durante todo el año cuando jugaba en primera división. Esos son los recortes que nos hacen al presupuesto: quitárselo a la cultura, la educación y la sanidad para dárselo a las empresas amigas y sufragarse ellos la campaña política permanente. El recorte en la orquesta ha sido importante. Además de que los músicos se han tenido que contentar con una rebaja sustanciosa de sus sueldos y de su jornada de trabajo, se ha buscado un repertorio que permita usar un contingente orquestal bastante reducido, como las sinfonías mozartianas, propias de orquestas cortesanas con pocos efectivos. En este terreno hemos pasado, por resumirlo en solo una frase, de Mahler a Mozart.
*
Cuentan que cuando Beethoven recibía noticias de un concierto en el que se interpretaba una obra suya y al que no había acudido solía preguntar: ¿Cómo fueron los tempi? Tenía horror de que sus obras se tocaran demasiado lentas. No fue así anoche. Lo primero que tenemos que decir es que nos parece que Álvaro Albiach estuvo acertado en ese terreno. Algunos directores hacen la trampa de tocar la obra en un tempo algo más lento, con lo que se garantizan que la interpretación sea más perfecta, pero no fue ese el caso anoche. También nos gustó el sonido de la orquesta, aunque tenemos el problema que siempre hemos tenido con los metales y la percusión en el Auditorio “Manuel Rojas”: suenan mucho más los agudos que los graves y los metales más que las cuerdas. En mi opinión falta madera en los revestimientos del auditorio y sobran cristales y metales, (aunque aparte de eso la acústica del local es muy buena y la orquesta se escucha por igual en toda la sala). Personalmente me gustó menos el uso que Albiach hizo de las dinámicas, creo que faltó un poco de sutileza en los “pianos” para que los “fortes” sonaran más contundentes. El no diferenciar bien las dinámicas hace que la música suene más plana, más monótona y que se pierda un elemento expresivo muy importante. La “Heroica” de Beethoven era el plato fuerte de anoche y se pasó la prueba con éxito. Disfrutamos mucho de esos pasajes fugados que conmueven tanto en el maestro de Bonn.  
Pero no vamos a ponernos excesivamente críticos precisamente el primer día y vamos a esperar que la orquesta aún nos proporcione  muchas noches de buena música con la que nos quitemos de encima alguna de las muchas cuitas con las que la vida pública de este país nos atormenta últimamente.
*
*
P.D. No presumimos de ser más que nadie, pero si se hace una búsqueda en google se puede comprobar que ningún medio comenta el concierto de anoche. Así que no se nos negará que somos los primeros.
  

1 comentario:

Enric Martinez dijo...

Una noticia muy buena! Y que siga así con el renovado espíritu que le dará seguro su nuevo director Álvaro Albiach.

Un abrazo!