14 jul. 2017

De placeres celestiales. 4ª de Mahler.

   Volvemos a retomar las sinfonías de Mahler con su Cuarta Sinfonía y nos encontramos con un director que es imprescindible para el repertorio del compositor austriaco: Bernard Haitink. Este holandés es uno de los más grandes directores vivos. Según su página de la Wikipedia, (página bien documentada y escrita), Haitink cogió la orquesta del Concertgebouw siendo una de las mejores de Europa y la soltó siendo, para el criterio de muchos, la mejor orquesta del mundo.  Pero es que, además, se trata de un gran especialista en Mahler. De esta Cuarta Sinfonía tenemos las siguientes grabaciones realizadas por Haitink a lo largo del tiempo:

                                   ORQUESTA                                      SELLO            AÑO
                                   Royal Concertgebouw                       Philips             1967   
                                   Royal Concertgebouw                       Philips             1983   
                                   Berliner Philharmoniker                     Philips             1991
                                   Royal Concertgebouw                       RCO Live        2006
  
 Así que lo tenemos todo. Tenemos también un concierto en YouTube de septiembre de 2014 de la cadena pública holandesa de televisión NTR, con la orquesta de la cadena, con una imagen y un sonido de alta calidad, en la que podemos disfrutar del buen hacer de este director.
   La minuciosidad, la precisión, la claridad de la interpretación viene muy bien para un autor como Mahler que, no lo olvidemos, en su época fue conocido principalmente como director de orquesta. Creo que Haitink hace una lectura muy correcta de lo que tiene que ser una sinfonía mahleriana.  

   La sinfonía, dedicada a los placeres celestiales, se estrenó, dirigida por el compositor, en Munich en 1901 con escaso éxito, aunque hoy día es una de las que más se interpretan y se basa en un lied de “Des Knaben Wunderhorn”.


Das himmlische Leben
(aus "Des Knaben Wunderhorn")

Wir genießen die himmlischen Freuden,
D'rum tun wir das Irdische meiden.
Kein weltlich' Getümmel
Hört man nicht im Himmel!
Lebt alles in sanftester Ruh'.
Wir führen ein englisches Leben,
Sind dennoch ganz lustig daneben.
Wir tanzen und springen,
Wir hüpfen und singen,
Sankt Peter im Himmel sieht zu.
Vida Celestial
(De "El cuerno mágico del niño")

Disfrutamos los placeres celestiales
y evitamos los terrenales.
¡Ningún tumulto mundano
alcanza a oírse en el Cielo!
¡Todo vive en la paz más dulce!
¡Llevamos una vida angelical!
No obstante, somos muy alegres:
bailamos y brincamos,
¡brincamos y cantamos!
Entretanto, ¡San Pedro está en el Cielo!




   

No hay comentarios: