21 dic. 2009

Wynton Marsalis y lo de Sigüenza.


Faltaría más. Cómo no iba a estar Wynton Marsalis detrás del escándalo de Sigüenza.
No creo que haya sido él quien haya promovido el suceso que contamos en “todas las músicas”: la denuncia de un paisano, (con la comparecencia de la Guardia Civil incluida), en un concierto de Larry Ochs en Sigüenza porque el músico no estaba haciendo jazz sino música contemporánea.
La anécdota ha trascendido a la prensa inglesa a través de Giles Tremlett en “The Guardian” y creo que se han pronunciado a favor de Ochs músicos como Charlie Haden. Hoy cuenta “El País”, que se ha enterado Wynton Marsalis y ofrece una recompensa para su colega, (defensor histérico de la ortodoxia), el denunciante seguntino. El titular de El País es un poco tendencioso: Wynton Marsalis tras el denunciante de Sigüenza. (¿Sabe o sospecha el periódico algo que no dice?).
El tema de la ortodoxia es un tema que nos viene preocupando desde siempre. En “todas las músicas” estamos hartos de esa ortodoxia propia de judíos conversos, (no de sefardíes ni de askenazis), incluso diríamos que esta repulsa heterodoxa está en la base de nuestro concepto fundacional del blog. Los ortodoxos sufren de una enfermedad filosófica. Así como suena. Los errores filosóficos devienen en graves problemas para la humanidad, problemas que no excluyen enfermedades. En este caso, el error filosófico consiste en no haber entendido a Heráclito cuando dice que todo fluye y que uno no se puede bañar dos veces en el mismo río, porque el agua que baja ya no es la misma con la que nos bañábamos la vez anterior. Para los ortodoxos el mundo es estático: eso les aleja del miedo a la muerte. Sienten como si las cosas no se movieran, como si pudiéramos vivir ya la eternidad que las religiones prometen para el futuro.
No se da cuenta el bueno de Wynton de que el jazz que él toca sería visto como una aberración por sus abuelos, que no lo considerarían jazz, sino esa extraña experimentación musical que hacen los blancos que no tienen swing. En su famosa polémica con Miles Davis, Marsalis le acusaba de traicionar el jazz-como-Dios-manda, sin darse cuenta que ese jazz lo había inventado Miles en los años cincuenta. Ahora el trompetista de Nueva Orleans pretende tocar como lo hacía Miles hace casi sesenta años y, además, considera que quien no lo haga no hace jazz.
Pero nunca va a conseguir hacer un disco como Kind of Blues. El chico toca bien, pero tiene una enfermedad de base filosófica que se lo impide.
*

3 comentarios:

Marc dijo...

Realmente patético este Marsalis,
como tu bien dices, un quiero y no puedo que proyecta sus carencias personales hacia los que tienen un talento natural para innovar, cosa
que el no tiene.

Marc Bosch dijo...

efectivamente.
Que se quede en la música clásica, que es su género.

Anónimo dijo...

Aquí, alguien q sabe un poco del tema...

el tema de la tradición en el jazz va más allá d las apariencias. Para tocar de verdad esta música tienes q mamar toda su tradición, si no, no será jazz; será otra cosa, sencillamente.

(Puede ser una música maravillosa, pero no será jazz, y no debería llamársele así... todos asistmos tristemente al degenere general de los festivales de jazz en los que cada vez hay menos jazz y más otra musicas. hay que hablar con propiedad: si es metálico, con llaves, agujeros y una boquilla, desde luego no es un piano.)

A partir de tener toda esa tradición dentro, puedes evolucionarla o renovarla. La tradicion es comolos cimientos. Si no partes de ahí, será otra cosa, no jazz.

Hay muchos músicos q partieron del free jazz sin haber mamado la tradición anterior, lo cual es como empezar la casa por el tejado y pretender "seguir parriba", por tanto a su ""jazz"" le faltará, casi con total seguridad, la esencia que la diferenciaría de otras músicas.

Yo siempre comparo la música con el lenguaje verbal. Y es como si alguien, sin tener ni puta idea de aleman. Escucha cuatro o cinco discursos en este idioma y luego decide hacer un discurso élmismo, en este plan: "...jarben funfen catrrian bormanegen..." seguramente, una grabación de este discurso se la pones a gente q tampoco tiene mucha idea de alemán y dice: "hombre, pero si es alemán, por supuesto"(la ignorancia, como siempre,es atrevida) - ahora si, le pones la grabación a uno de berlín y se mea de la risa.

Lo que quiero decir es que, cuidado con las críticas si no "hablais" este idioma. Para mí es como ponerse a criticar, o sencillamente opinar, sobre lo que dice Einstein del espacio-tiempo, cuando lo más cerca q estás de saber lo q sabía este tío es haber sacado notable en química en el instituto.

A la persona que citó a Heraclito:
Tu opinión es muy agresiva y peyorativa, nada imparcial. No obstante la respeto. Pero ten cuidado: el grandisimo disco que mencionaste se llama "Kind of Blue" (no "kind of blues"). Espero que haya sido un lapsus.

Por cierto, no sé si conocéis el trabajo de Marsalis, pero yo creo que, más allá de que éste te guste o no, y más allá de que te caiga bien personalmente o no, o estes o no de acuerdo con él, Yo creo sinceramente que el RESPETO se lo ha ganado.

GDjazz.