12 nov. 2009

Roy Hargrove en Badajoz


Los organizadores del festival de jazz de Badajoz nos ofrecen en el tríptico de presentación una buena introducción de Roy Hargrove, pero no nos dan información ninguna sobre su quinteto. Hemos buscado en internet y hemos averiguado quienes son, además ofrecemos alguna página web de información sobre algunos.

ROY HARGROVE tr.
http://es.wikipedia.org/wiki/Roy_Hargrove
JUSTIN ROBINSON s.a. http://www.allaboutjazz.com/php/musician.php?id=10761
JOEL HOLMS pi http://joelholmes.com/news/?lp_lang_pref=en
AMEE SALEM cb.
MONTEZ COLEMAN ba.
http://www.cduniverse.com/search/xx/music/artist/Montez+Coleman/a/Montez+Coleman.htm

Roy Hargrove es un buen instrumentista como lo son los miembros de su grupo. Estas nuevas generaciones de músicos de jazz saben hacer de todo. Quiero decir que en un tema pueden sonar al grupo de Charlie Parker y en el siguiente a Miles Davis, Clifford Brown, Ornette Coleman, hacer un buen número de jazz latino o sonar como un grupo de iglesia haciendo Gospel.
El concierto de ayer en el Teatro López de Ayala empezó muy bien aunque el grupo sonaba algo frío. Poco a poco se fue calentando el ambiente, tanto en los temas bop como en alguna balada. El clímax llegó cuando se introdujeron en el jazz latino, en la balada que Hargrove hizo con fliscorno y en los números finales llenos de fuerza y expresividad. Al final la música fue lo bastante buena para que disfrutara todo el mundo.
Roy Hargrove estuvo bien aunque le hemos visto meterse en mayores profundidades armónicas cuando le escuchamos con el respaldo de Herbie Hancock en el piano.
El saxo Justin Robinson, en ocasiones en la estela de Coltrane, iba un poco por libre pero sonaba bien.
Joel Holms en el piano mostró un buen fraseo, buen sentido melódico y armónico en la improvisación.
Amee Salem es un bajo contundente, como debe ser, al tiempo que creativo. Se quedó sin una cuerda y así hizo los últimos temas.
Montez Coleman es un batería de gran sentido del ritmo y que trabaja con ricas texturas de percusión. Tuvo la delicadeza de no cansarnos con ningún solo de batería interminable.
En general buenos instrumentistas más dedicados a hacer música que ostentación de su técnica.

*

No hay comentarios: