23 oct. 2013

La OEX interpreta una obra de James MacMillan.

La Orquesta de Extremadura sigue viva. Después de los recortes que sufrió durante la temporada pasada, parece que bajo  la dirección de Álvaro Albiach se está haciendo lo que se puede con los medios que han quedado. Veremos a lo largo de la temporada si la calidad a la que nos acostumbró la orquesta en las ediciones anteriores al “recorte” se puede mantener en ésta. De entrada el programa presenta alguna novedad respecto del anterior. Ya no son todas las obras de los periodos clásico y primer romántico, como lo fue principalmente en la pasada edición. Hay algunas cosas en principio más interesantes, si bien, parece que se le exige mucho para los pocos medios que recibe. El primer concierto contaba con una pieza como la Sinfonía en Do de Stravinski que no sonó con la soltura y la brillantez que se esperaba, lo que sí sucedió con su versión de la “Patética” de Chaikovski en la segunda parte, que sonó bien conjuntada y brillante cuando se requería y reflexiva y dramática en los pasajes que así lo exigían. Tal vez la orquesta no tiene las horas de ensayo necesarias para que todo el programa suene como debe.


Este jueves en Badajoz y el viernes en Cáceres, presenta un concierto para percusión de un compositor vivo, el escocés James MacMillan, titulado “Veni, Veni, Emmnauel”, que estará dirigido por Josep Vicent y contará como solista en la percusión con el titular de la orquesta Víctor Segura. La programación de esta temporada alterna solistas de la orquesta con otros de reconocido prestigio, lo cual nos parece acertado y supone un paso respecto de la temporada anterior en la que todos los solistas fueron de la OEX.
Cuando menos disfrutaremos de una pieza contemporánea y que además posee momentos fulgurantes, especialmente en la percusión, que se completa en la segunda parte con la Quinta Sinfonía de Dvorak. 



Aquí podemos ver un vídeo de una producción reciente de la primera obra del programa. 







1 comentario:

manuel larios dijo...

Efectivamente, la interpretación de la OEX fue magnífica y Víctor Segura hizo una demostración de su capacidad para cualquier tipo de percusión.
Un buen concierto.