30 ene. 2012

The Wish: el concierto.

Quien no haya asistido al concierto de The Wish la pasada semana no podrá resarcirse de esa grave pérdida, al menos, hasta que el grupo vuelva a dar otro y salga tan redondo como el que comentamos. The Wish han asumido que la situación no está propicia para la venta de discos y han considerado que lo importante es hacer un buen directo, lo cual me parece muy honesto e inteligente. Para mí The Wish es el mejor grupo que hay en Badajoz desde que los Darksound se dispersaron y dejaron de actuar, aunque son estilos diferentes y no se trata de hacer comparaciones.
Eran las 23 horas del sábado 28 de enero, cuando atravesábamos la puerta que da entrada a la Sala Doré. No habíamos ido a la hora convocada, las 22.30, porque luego te tienen consumiendo copas hasta que sacan bastante recaudación como para resarcirse de la asignación que le dan a los músicos, pero ese día no fue así. Ese día la sala estaba hasta los topes y empezaban a tocar el segundo tema cuando llegamos.
Pasamos a la sala de conciertos y aquello era la fiesta. El sonido estaba magníficamente equilibrado, el ambiente era insuperable y aquello sonaba como Dios manda, o sea, un bajo rotundo que crea un suelo sobre el que pisar fuerte (un buen “ground”), una guitarra y unos teclados ajustados como relojes, una batería brillante y segura y la voz precisa para estos menesteres. The Wish no van a arruinar la fama de los mejores instrumentistas de las salas de conciertos respetables del mundo. Es decir, saben tocar pero no han venido a hacer exhibiciones de técnica interpretativa, hacen lo que tiene que hacer un grupo que ha asumido la honesta misión de hacer música pop. La música es sencilla, es verdad, pero de una eficacia absoluta. Eso es fácil, se podrá pensar. Puede. Lo difícil es que te lo pases bien haciéndolo y sobre todo que te lo pases bien escuchándoles y no aburran. The Wish pasó con sobresaliente esa prueba del algodón porque creo que allí se lo pasó bien todo el mundo. Personalmente no recuerdo haberme divertido tanto en un concierto desde hace mucho tiempo.
The Wish ofrecen al público su música sin engaños. Quiero decir que son unos creadores natos, hacen lo que les gusta y lo ofrecen al público para que lo disfrute. Naturalmente, tienen influencias, especialmente británicas, (desde los Beatles hasta U2 pasando por Roxy Music y otros), pero ya sabemos que todo lo que no es tradición es plagio y The Wish tienen una voz propia.
Los que no estuvieron en el concierto se pueden consolar comprando el CD y disfrutar del grupo enlatado.
*
El concierto de The Wish fue tan excitante que cuando salimos no teníamos ganas de ir a casa y nos fuimos a tomar una copa al "Ciudad del Cabo". Cuando entramos en el local empezamos a escuchar una música fantástica, una especie de jazz-rock con mucho funky y un sonido muy fuerte de guitarra. Me quedé pasmado cuando vimos que era un grupo que tocaba en directo. La gente les ignoraba totalmente hasta el punto de que no aplaudían ni por cortesía. Luego el dueño del local se fue hacia ellos y  al poco dejaron de tocar: había que poner las sevillanas y demás para que la gente que ya había cargado el buche de garrafón saliera a mover el culo. Una amiga se acercó a preguntarles quienes eran. Resulta que era un guitarrista de Badajoz con un batería y un bajista de Manchester. Los tres unos músicos fabulosos.
Cuando abandonamos el local dejamos atrás el sonido de El Barrio cantando uno de esos temas con largas letras en las que inserta palabras como el que inserta botones en un cordel y que aquí tanto gustan.

3 comentarios:

Adolfo P. Campini dijo...

Muchas gracias por una crónica tan cariñosa!!. Me alegro de que disfrutaras, un fuerte abrazo.

Félix Portillo dijo...

Yo no lo hubiera dicho mejor, Manolo.
Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones.

manuel larios dijo...

Sí, fue un concierto para recordar,
Un saludo.