3 may. 2011

Polifonía medieval. Guillaume de Machaut.

Guillaume de Machaut es el personaje a la derecha de la imagen
Después de una larga temporada navegando por las procelosas aguas de las vanguardias americanas, (de los experimentalistas), vamos a tomarnos un leve descanso hoy volviendo a las raíces.
*
Para la musicología actual, la música culta occidental se inicia con el canto gregoriano, (e incluso los cantos litúrgicos anteriores, como el canto mozárabe español), pero la primera manifestación propiamente culta es la polifonía medieval: una música anterior al renacimiento en la que ya se daban líneas de canto diferentes armonizadas de forma sencilla entre sí. Los inicios de la polifonía se suelen situar en algunos clérigos visionarios de la llamada Escuela de Notre Dame de París que a principios del siglo XIII crearon el  Magnus líber organi, cuyo primer autor sería el llamado Leonin, pero que hacia el 1.200 sería revisado y aumentado por Perotin, (Magister Perotinus Magnus), dando lugar a la creación del organum, que es una forma polifónica ya elaborada, que sigue los primeros intentos realizados en Santiago de Compostela (el Codex Calixtinus),  en San Marcial de Limoges o en la catedral de Winchester, en los siglo XI y XII. De las creaciones de la Escuela de Notre Dame da cuenta el autor conocido como Anonymous IV, un estudiante inglés que estuvo en la catedral parisina a finales del siglo XIII y del que desconocemos hasta el nombore, que es quien nos da las primeras informaciones bien documentadas de aquella música.
La evolución del estilo da lugar al llamado Ars Nova, en el que se desarrolla la polifonía a través del motete, canción polifónica con letras distintas en cada voz. En esta evolución destaca como uno de los primeros músicos conocidos Guillaume de Machaut, según parece nacido en Reims, (o en Machaut según otros), autor de motetes isorrítmicos.
La evolución del estilo llevaría luego a la Borgoña (Dufay) y posteriormente daría lugar al nacimiento de los compositores Franco-flamencos del renacimiento que darían gran fama a la polifonía que, finalmente llegaría a la Santa Sede.
De estos primeros momentos de la historia musical son los motetes de Machaut como este que podemos escuchar perteneciente a la Misa de Notre Dame, una de las primeras obras maestras del género, en la magnífica interpretación del Ensemble Gilles Binchois.




No hay comentarios: