7 oct. 2010

Que nadie duerma.

Después de ver el anuncio de Campofrío, ese que utiliza una curiosa versión para orquesta de cámara del aria Nessun Dorma de la ópera Turandot de Puccini, he estado buscando otras versiones en YouTube de ese tema. El anuncio completo se puede ver AQUÍ.

No puedo con este aria. Es superior a mis fuerzas. Puccini estaba terminando la ópera Turandot en 1924 cuando le diagnosticaron un cáncer de garganta. Fue el 10 de octubre y el 29 de noviembre muere en Bruselas a consecuencia del tratamiento al que le estaban sometiendo. El aria mezcla unas progresiones armónicas y unas líneas melódicas que sobrecogen. Uno puede escucharla como si el compositor se despidiera del mundo. La ópera se estrenó póstumamente bajo la dirección de Arturo Toscani y con el español Miguel Fleta en el papel principal de Calaf.

Hay muchas versiones del Nessun Dorma, aunque la más conocida es la de Pavarotti. A mí me gusta mucho, pero buscando las versiones clásicas he encontrado la de Franco Corelli en una curiosa filmación. Corelli fue una referencia entre los años cincuenta y mitad de los setenta.





También es una versión de referencia la de Mario del Monaco.



Nessun dorma,
nessun dorma ...
Tu pure, o Principessa,
Nella tua fredda stanza,
Guardi le stelle
Che tremano d'amore
E di speranza.

Ma il mio mistero è chiuso in me,
Il nome mio nessun saprà, no, no,
Sulla tua bocca,
io lo dirò
Quando la luce
splenderà.

Ed il mio bacio scioglierà il silenzio
Che ti fa mia.

(CORO) Il nome suo nessun saprà
E noi dovrem, ahimè, morir, morir...

Dilegua, notte!
Tramontate, stelle!
Tramontate, stelle!
All'alba vincerò!
Vincerò!
Vincerò!

Que nadie duerma!
Que nadie duerma!
Tú también, princesa,
en tu fría estancia
miras las estrellas que tiemblan
de amor y de esperanza!

¡Mas mi misterio
se encierra en mí,
mi nombre nadie sabrá!
¡No, no, sobre tu boca lo diré,
cuando resplandezca la luz!
¡Mi beso deshará
el silencio que te hará mía!

(CORO)¡Su nombre nadie sabrá...
y nosotros, ay,
debemos morir! ¡Morir!

¡Noche, disípate!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Al alba venceré!
¡Venceré, venceré!




1 comentario:

Humberto dijo...

Hola, entré a tu blog por casualidad, me pareció magnífico, no quería salir sin decírtelo.
Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com