22 oct. 2010

Cáceres de Roque Baños.

La música de Roque Baños es siempre eficaz, por eso es uno de los compositores más reclamados por el cine a la hora de crear las bandas sonoras de las películas españolas. Hacer música para el cine es como hacerlo para un texto, éste presenta una estructura y la música no tiene más que seguirla, en el caso del cine es la acción la que le dice al compositor atento que música es la que se necesita. Para ser eficaz la música de cine debe ser “comprensible” por lo que rara vez se aparta de lo que el público está esperando. Más que expresar la estética del autor las bandas sonoras vienen a ser el reflejo de lo que al público le gusta y pocas veces ofrecen sorpresas. Aunque hubo un tiempo en que no fue así. El cine clásico de Hollywood, el de los años cuarenta, no sólo era una segunda oportunidad para los cineastas europeos que huían de la barbarie, especialmente los que procedían de la Europa central, sino también para muchos compositores que habían seguido la senda de Schoenberg y utilizaban el expresionismo de la música atonal para aderezar la acción de las películas. (Sobre este tema hay un libro de María de Arcos, "Experimentalismo en la música cinematográfica" que tiene muy buena pinta, según informan en la magnífica librería musical de Madrid El Argonauta.
*
En el caso de la música que Roque Baños ha escrito para Cáceres 2016 apenas hay sorpresas. La Orquesta de Extremadura nos ofreció la pieza acompañada de la proyección de lo que suponemos que sería la película promocional de la ciudad para aspirar a la capitalidad europea de la cultura, de la que como sabemos ha sido ya apeada. Después de mostrarnos el entorno natural de las tierras de Cáceres, nos presenta las piedras de su casco histórico desde el amanecer hasta la noche. No aparece un solo ser humano en la filmación, lo cual no deja de ser paradójico para lo que la ciudad se postulaba. La cultura es el conjunto de patrones de comportamiento de los seres humanos. Hacer una exhibición de las piedras que otros seres humanos nos han legado desde el Renacimiento es un ejercicio vano: afortunadamente en Europa hay muchas piedras que nos recuerdan el pasado. Pero la cultura es algo que tiene más que ver con el presente. La síntesis de esta película banal parece ser la de la ciudad en la que no sucede nada. Bonito argumento para lo que pretendía.
*
La música de Roque Baños para este desaguisado es una música agradable de escuchar, como no podía ser de otra forma, que lo único que expresa es una euforia extraña que no sabemos de dónde viene, tal vez es la alegría de los políticos ante la posibilidad de que si la ciudad sale elegida volverán a ganar las elecciones aunque no hayan cumplido el encargo recibido, es decir, gestionar la ciudad y promover el bienestar de la gente.
*
El compositor se entrega a este optimismo inoportuno con complacencia.

No hay comentarios: