7 jul. 2009

Cuadros para una exposición


Leo en El País que dos genios del piano, el clásico de Lang Lang y el jazzístico de Herbie Hancock, se han unido en un concierto en el Festival de Montreux y piensan incluso hacer una gira juntos tocando piezas clásicas en las que destaca una Rhapsody in blue a cuatro manos.
Aquí somos muy eclécticos y nos gusta todo, pero este tipo de gazpachos musicales suelen ser una pura exhibición de rarezas del tipo de “la mujer barbuda” que tanto éxito tenía en los circos de hace cien años.
Son muy conocidas las grabaciones que hicieron juntos Stephan Grapelli y Yehudi Menuhin, tal vez lo mejor que se ha escuchado en ese crossover clásico, pero el mayor interés que ofrecen estos encuentros es la pura exhibición de estrellas, a las que solo falta meter en una jaula para pasearlas por todos los grandes escenarios.
El propio Hancock lo reconoce en la crónica del periódico, él no es un virtuoso del nivel de Lang Lang. Es, por el contrario, el mejor improvisador vivo en el piano. Nada más.
*

No hay comentarios: