11 oct. 2007

La edición de música es un robo.

Ayer me encontré a un viejo amigo. Me invitó a una cerveza en su casa y subimos. Hablamos de los viejos tiempos y salió, claro, el tema de la música. Entonces me enseñó su colección de mp3 que había descargado de la red. Eran unos 15 estuches llenos de discos. Mi amigo tiene música pop de los setenta, jazz, clásica, música antigua y contemporánea, flamenco, algo de folk y algo de lo que se llama word music. Hicimos un cálculo rápido de los discos que se había descargado: 15 estuches con un mínimo de 20 CDs cada uno y con una docena de discos comprimidos en cada CD hacen un total de 3.600 discos. El precio de este conjunto, sólo pagando 15 € por cada disco, lo que no sería mucho para lo que se viene cobrando, haría un total de 54.000 € de coste de esa colección, es decir, unos ocho millones de pesetas. Quedé impresionado por la cifra. Pero lo que más me impresiona es el robo que cometen las casas discográficas cobrándonos ese precio por una grabación. Ni el soporte, (el CD, los cartones de la carátula y demás), ni el proceso de grabación de miles de unidades (que abarata el coste), ni los derechos de autor que pagan a los artistas se acerca, ni de lejos, al precio que nos cobran por un CD.
No me extraña que la gente se salte la ley y grabe música de la red. Deberían de hacer un anuncio donde salieran los ejecutivos de las casas de disco robando a la gente y diciendo: No robarías un bolso..., no robarías un televisor..., no robarías una película..., los robos en las tiendas quedan registrados, lo que cobras por los discos es un robo, aprovecharse de la gente es inmoral. Ministerio de Cultura.

No hay comentarios: