26 oct. 2007



Danilo Pérez está tocando en NY. Aquí aparece tocando el piano en el Cuarteto de Wayne Shorter.

Adjunto una traducción de la crónica que publica el New York Times sobre el músico panameño.

The Shock of the New, for Musicians and Audience Alike
By NATE CHINEN
Published: October 26, 2007


El pianista panameño Danilo Pérez anticipó su primer concierto el miércoles noche en el Jazz Standard apoyando con maestría y provocación al de Boston Red Sox. Después, siguiendo el mismo espíritu, dijo: "Esto es un ensayo, no un concierto. No sabemos lo que estamos haciendo. No es más que un montón de nueva música".
Estas no son las palabras que uno quiere escuchar en un club de jazz, pero Mr. Pérez apuntaló además su despreocupación con un subrayado no verbal: El brillo de sus ojos parecía más visible al atravesar la sala.
Mr. Pérez tiene el instinto de un artista y debe ser fácil para él producir música con un aspecto muy brillante. Pero claramente ese no es su objetivo. Durante casi una década se dedicó a profundizar en las sutilezas de la armonía y la forma, tanto en sus propios grupos como en el Cuarteto de Wayne Shorter. Su trío habitual, con el bajista Ben Street y el batería Adam Cruz, está entre los mejores pequeños ensembles.
Como se pudo comprobar en el "ensayo" del miércoles, el trío ha progresado desde su último album "Live at the Jazz Showcase" (ArtistShare), grabado hace casi cuatro años. Mr. Pérez inició el programa con dos standards, el tema de Bud Powell "Hallucinations" y el bolero de Carlos Almarán "Historia de un amor". Ambos temas estaban deliberadamente resumidos de tal manera que la melodía se sostenía rodeada de remolinos de ritmo.
Los nuevos temas originales presentan diferentes desafíos, resultando unos mejores que otros.
"Daniela" tiene toda la complejidad de un opus, desde los primeros compases del sinuoso bajo ostinato. Mr. Street y Mr. Cruz aportan suavidad y elegancia a la base rítmica, que progresa desde un 6x4 hasta un metro 5x4 más suelto, para pasar a un 13x8 y finalizar con un calmado rubato.
Esta variable sensibilidad se continúa en el siguiente tema, "Carolina" (Mr. Pérez explicó que estas piezas estaban dedicadas a sus hijas, y que Carolina, la más joven, eran de las que no tienen barra de compás). La romántica melodía empieza a tomar forma pero es bruscamente cortada; la canción termina inacabada, incompleta.
Mr. Pérez tocó con liderazgo durante todo el concierto, a menudo realizando un diálogo polirrítmico entre las dos manos; mientras que en otras ocasiones usó la mano izquierda para crear la base rítmica al tiempo que la derecha volaba en las ejecuciones de los solos. En el tema de cierre, ambiguamente titulado "Galactic Panama", consigue el perfecto equilibrio entre elasticidad y rigor. Mr. Street y Mr. Cruz saben exactamente cual es su contribución al sonido.

No hay comentarios: