6 jul. 2007

La alegría que vino de África


Cuenta Richard Bona, que cuando era niño solía permanecer llorando durante horas sin un motivo aparente y que solo paraba de llorar cuando los músicos llegaban a su aldea y empezaban a tocar sus instrumentos. Richard Bona es un excelente músico camerunés, un auténtico descubrimiento en el bajo eléctrico. Dicen que es capaz de tocar cualquier instrumento a poco que observe la forma en que funciona. También cuentan que decidió ser bajista la primera vez que escuchó a Jaco Pastorius.
No sé si todo esto es verdad o si serán de esas cosas que los publicistas aconsejan decir a los músicos en promoción, pero lo que sí puedo asegurar es que a mí me pasa lo mismo: a veces no paro de llorar hasta que escucho a Richard Bona. También dicen los publicistas que es "el Sting negro", aunque igual podría decirse que Sting es "el Richard Bona blanco"
Richard Bona es probablemente el mejor bajista del mundo en los ámbitos del jazz y aledaños. Así lo piensan también músicos como Joe Zawinul, Larry Corryel, Pat Meheny, Mike Stern y muchos otros, que han contado con él como bajista.
En sus discos Richard Bona logra una fusión (no demasiado estridente) entre el jazz, la música pop-rock y la música africana. Fundamentalmente transmite una sensación de profunda alegría. La alegría que vino de un país tan destrozado como el Camerún. Es paradójico que un continente con tantas dificultades nos devuelva la alegría de la música.

No hay comentarios: