27 jul. 2007

Barcelona, años 70


No me gusta regodearme en la nostalgia pero el libro de Pep Ribas sobre el @joblanco me trae recuerdos de aquellas músicas. Desde Madrid admirábamos a los músicos catalanes sin ningún tipo de chauvinismo centralista. Por ejemplo, Jaume Sisa era un ídolo, un especie de Bob Dylan para nosotros y cantábamos con convicción: "A casa meva és casa vostra si que hi ha cases d'algú". El disco Qualsevol nit pot sortir el sol lo escuchábamos con emoción y su título era el enunciado de una auténtica esperanza. También estaba Pau Riba, del que era muy escuchado el disco Dioptría y canciones como Noia de porcelana. Pau Riba había querido ser el Frank Zappa español, propósito en el que se quedó un poco corto, pero estaba muy bien su música. En cuanto a grupos, tras los primeros escarceos de Máquina (Why), Tapiman, Música Urbana y Musica Dispersa, el grupo que nos sorprendió fue Iceberg, con Max Suñer a la guirarra y Kitflus en los teclados . El primer disco era más pop, (Tutankhamon), pero el que en mi circulo de aficionados gustaba era el Coses Nostres. Después formaron Pegasus, con Santi Arisa a la batería, grupo con el que triunfaron en los primeros años de la fusión jazz-rock. La Orquesta Mirasol tocaba muy bien y nos gustaba mucho el disco D´oca a oca i tira que et toca. Pero el mejor grupo de entonces fue la Companyia Elèctrica Dharma, la Dharma. El primer LP que se llamaba Diumenge era mejor que los intentos hispanos de Chick Corea. L'Oucomballa también estaba muy bien y Tramuntana. La actuación del grupo en Madrid en aquellos años fue un auténtico acontecimiento para los iniciados, pero las cosas acabaron mal. Primero ocurrió la muerte prematura del guitarrista (uno de los hermanos Fortuny), luego el teclista se largó y fue sustituido por una nueva hermana Fortuny (familia musical inagotable), al final el saxo soprano de Joan Fortuny se hizo con la banda y todo su sonido era el "Tiro riro " inacabable de la fiesta popular catalanista. No volvieron a pisar España y se quedaron en eso para los restos, para las celebraciones del barça y cosas muy catalanas todas. Después de celebrar los 20 años con la Dharma han celebrado los 30 y seguirán así. Una pena.

No hay comentarios: