14 jul. 2007

Africa

Por fin ayer estuve en África. Bueno, en realidad África estuvo aquí. El pasado día 2 de julio me quejaba de la poca conjunción existente entre músicos inmigrados y locales, pues, afortunadamente, he vuelto a equivocarme. Ayer pude disfrutar de un concierto de música africana en una terraza veraniega junto al río de un músico de Guinea Conakry que tocaba la kora acompañado por dos percusionistas españoles que tocaban el balafón (marimba). Muy buenos.

Leo en una entrevista a Youssou N’Dour en El Pais Semanal que José Saramago y Juan Goytisolo han propuesto la creación de un G-8 entre los países más pobres de la Tierra. Espero que lo lleven a cabo y que la prensa occidental haga el mismo seguimiento que hace al G-8 de los empresarios. Menos mal que aún quedan jóvenes rebeldes como estos dos grandes novelistas.

En cuanto al propio N’Dour, diré que nunca ha sido de los músicos africanos que más me han interesado, creo que su música está muy mediatizada por los productores occidentales. En cuanto a sus posturas políticas me parecen razonables. Lo que no sé es si no se estará postulando para presidir Senegal, aunque él lo niegue. Por cierto, N’Dour también habla de que en África, además de mucha pobreza y muchos problemas, hay un enorme potencial de alegría, como referíamos aquí al hablar de Richard Bona. Propondremos a N’Dour que cree una ONG en su país destinada a llevar un poco de alegría de Senegal a Europa, a la vieja y seria Europa.

Aquí una dirección para iniciarse en la música africana:

No hay comentarios: