5 jul. 2012

Excelentísima Señora Consejera de la Incultura.





La Junta de Extremadura ha podido con la Orquesta de Extremadura y arropa esta decisión con un discurso supuestamente racional basado en los imponderables económicos tan graves que está viviendo el país, pero hay algo que no puede hacer que es llamar a las cosas por un nombre que no es el que le corresponde. Si la Consejería en cuestión tiene por finalidad eliminar todos los gastos culturales que como economicistas conversos consideran una carga insoportable para las arcas públicas, el nombre con el que deben nombrar esa consejería es, sin lugar a dudas, el de “Consejería de Incultura”. Podrá matizarse con algún añadido que disculpe su cometido llamándola por ejemplo “Consejería de Incultura para la mejora fiscal y el recorte del gasto público”, pero lo que bajo ningún concepto se puede hacer es denominarla Consejería de Cultura, como fue conocida en otros tiempos mejores que ya pasaron a la Historia.  
Había otras opciones. Nosotros propondríamos suprimir la Consejería de Incultura que tanto daño está  haciendo a la cultura de la región, por ejemplo. Con toda seguridad, preferimos tener músicos, médicos, bibliotecarios y educadores, que consejeros, directores del Centro de Artes Escénicas y de la Música y políticos en la Asamblea de una Comunidad como la de Extremadura que no tiene capacidad ni para mantener una orquesta. Si no podemos mantener una orquesta para qué diablos queremos una Asamblea.

¡Que se vayan todos! ¡Hagámosles un ERE!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, sería mejor eliminar la consejería de "cultura" y dedicar su presupuesto a las actividades culturales que necesita la Región.

fernando cuéllar dijo...

Hola, soy miembro de la Oex.
Sólo un pero: No han podido con nosotros. La lucha continúa y seguirá hasta el final, y eso irá más allá de los supuestos despidos.
Por lo demás, felicidades porque has plasmado justo lo que pensamos muchos...Qué decepción con la culta y melómena consejera de incultura!!

manuel larios dijo...

Me alegra leer que coincidís con esta entrada y que los músicos no se rinden y piensan seguir luchando por la orquesta. Si los músicos van a luchar, nosotros, que hemos disfrutado durante años de la buena música que han hecho, no podemos más que apoyarles.