18 ene. 2011

El tiempo rememorado.

Se dice en la wikipedia que Bill Evans trajo al jazz las influencias de la música impresionista de Debussy y Ravel. Personalmente pienso que esas influencias siempre estuvieron allí. El jazz, como el flamenco y otras, son músicas que podemos llamar “de amalgama”, si bien en cierto modo todas las músicas lo son. El jazz nace a principios del siglo XX y toma muchas influencias de las músicas que entonces estaban por allí. Tiene una parte de músicas africanas, afro-cubanas, caribeñas, tiene influencias de las del “music-hall”, de las comedias de Broadway, de la que se hacía en el circo y de los corales que se cantaban en la iglesia y que lo relacionan con el mísmisimo Bach, (que se lo pregunten a Jacques Lousier), con la música de las bandas militares, las músicas del carnaval, (especialmente el Mardi Gras de Nueva Orleans), con la múisica sinfónica y con la música para piano de los maestros impresionistas, que por entonces empezaba a tener una cierta popularidad y que los pianistas con sentido musical asimilaban, aunque fueran músicos de burdel que no habían ido al conservatorio, como eran los músicos de jazz de aquel entonces. Lo que hoy conocemos como jazz no es más que la recepción por parte de músicos populares de todas estas músicas y la creación de un sonido y una estructura musical propios a partir de todo ello.

Volviendo a Bill Evans, le adjudiquemos o no la novedad de atraer influencias impresionistas al jazz, lo que no se duda es que es uno de los grandes y no deja de sorprender. Por pertenecer a una generación anterior y haber muerto prematuramente, no es un pianista que haya escuchado todo lo que podría, pero hoy, caminando al trabajo me puse en el I-pod un disco llamado “Time remembered” y me sorprendió de nuevo. Entré en la red a buscar información sobre el disco, que es del año 1963, y he encontrado una página dedicada a Evans en un blog que escribe Manu desde Argentina,(aunque suele hacerlo en inglés). Es un blog extraordinario para empezar a conocer al pianista donde, con cierta discreción, ha puesto direcciones a las descargas de todos los discos del pianista. No obstante, de todos ellos, a mí el que más me gusta sigue siendo uno que no es de él: el Kind of Blue, de Miles Davis. Ese disco mítico en la historia del jazz tiene mucho de Evans.
Pero no sólo compartió con Miles cosas buenas: en 1980 murió a los 51 años por complicaciones derivadas de sus adicciones a la heroína y la cocaina.
 



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnífica grabación y magnífico contrabjaista.

manuel larios dijo...

El contrabajista es Eddie Gomez.

Un saludo.