2 ago. 2010

Salzburgo 2.010.

Como podrán comprobar los que nos siguen, las músicas que más nos interesan son las que se están haciendo ahora, tenemos interés en ver qué es lo que se está fraguando en todas las áreas de la creación musical.

Dice El País que el festival de Salzburgo, (verdadero escaparate de lo que se cuece en el mundo de la música “seria”), a consecuencia de la crisis, ha apostado este año por la creación en lugar de por los montajes costosos. Nos parece estupendo. El festival ha comenzado con una ópera de Wolfgang Rihm, aunque el propio autor dice que se trata de una fantasía operística. Él sabrá.

Posteriormente destaca este periódico el éxito de Ricardo Mutti en el “Orfeo y Eurídice” de Gluck.

” Al final de la función había alineados a la puerta un par de docenas de audis de lujo y se veían procesiones encabezadas por distintivos comerciales, con grupos de personas de lujosos vestuarios a la velocidad que permitían los supersónicos zapatos de tacón de ellas, encaminándose al ascensor de la montaña del Monchsberg para allá arriba, en el restaurante del Museo de Arte Moderno, participar en cenas con vistas. Obviamente todo el mundo se paraba en la calle para contemplar los cortejos.”

Con crisis y todo estas cosas no pueden faltar en la ciudad de Mozart. Pues muy bien. Nosotros nos quedamos con Rihm aunque manifestemos nuestra admiración por el compositor alemán y por el director napolitano.



1 comentario:

Francisco dijo...

Wow. Cuando el mundo se acabe va a sonar a algo parecido a esto.