9 feb. 2009

Mariza.

La música popular es portadora de identidades. La música culta también pero esa es otra historia. Desde el clasicismo vienés la música culta es entendida como portadora de valores universales que están por encima de consideraciones culturales, es lo que se conoce como música absoluta. Hoy día hay muchos autores que niegan esta visión que además tildan de etnocentrista, es decir, que justifica una supremacía de la música clásica europea, lo que no sería más que una visión interesada.
Volviendo a la música popular, hemos estado viendo videos de Mariza en YouTube que ilustran muy bien las identidades culturales que trasmite la música. Dice Mariza que ella de joven odiaba el fado como una música propia de la dictadura salazarista. Es lo mismo que pasaba en España con la copla hasta que Carlos Cano vino a rescatarla de su postración histórica. Mariza se dio cuenta de que el fado era parte de su identidad nacional en la época en que vivió en Brasil. Allí todo el mundo le pedía que cantara fados porque los fados eran el emblema de lo portugués.
Escuchandola uno se da cuenta de que su forma de cantar está dentro del paradigma de lo que debe ser esa música. Como todo Portugal es un cruce entre lo mediterráneo y lo atlántico. De lo primero destaca la forma en que se exteriorizan las emociones, de una forma evidente, incluso exagerada, sin ningún pudor que obligue a la ocultación. La exagerada exhibición de emociones es parecida a la que nos podemos encontrar en la copla o el flamenco español, algunas músicas magrebís o en el rebético griego. Nada que ver con la obligatoria ocultación de las emociones propia de los anglosajones y nórdicos. Sin embargo esas emociones no suelen estar del lado de lo lúdico, el amor a la vida, el disfrute de los placeres, etc. Es el lado atlántico de lo portugués. La saudade es la base de la mayoría de los fados que, solo como excepción, pueden presentarse como un canto alegre y vitalista. Portugal es un país que mira al mar en toda su extensión, un país donde ningún punto está a más de 200 km. del océano que es parte fundamental de su pasado histórico. Es un mar de brumas y temporales y acantilados solitarios.
Como todas las músicas que venimos mencionando, así como el tango y otras, se trata de estilos de canción popular que nacen en el siglo XIX, cuando el mundo culto occidental está bajo el influjo del romanticismo. Existen muchas conexiones entre estas formas populares de cantar y la corriente principal de la música culta de aquel siglo. En todas ellas existe una alteración del ritmo regular que está imbuido de un gran “rubato”, llegando en algunos casos a un ritmo libre donde no existen pulsos periódicos que guíen su discurrir. Otra característica de la música romántica que se aprecian en las músicas populares latinas sería el vibrato frecuente y expresivo de la voz para señalar una emoción extrema del cantante. Las dinámicas muy contrastadas tienen también una gran importancia a los efectos de expresar emociones intensas, como lo era para los músicos cultos del romanticismo.
*
En este video de Mariza podemos ver todas estas características del fado.
Se emociona hasta las lágrimas y dice en su letra que esta tristeza que traigo fue de vosotros que la recibí.
*
É meu e vosso este fado
destino que nos amarra
por mais que seja negado
às cordas de uma guitarra
Sempre que se ouve um gemido
duma guitarra a cantar
fica-se logo perdido
com vontade de chorar
Ó genta da minha terra
agora é que eu percebi
esta tristeza que trago
foi de vós que a recebi
E pareceria ternura
se eu me deixasse embalar
era maior a amargura
menos triste o meu cantar
Ó genta da minha terra Ó genta da minha terra
agora é que eu percebi
esta tristeza que trago
foi de vós que a recebi
*

No hay comentarios: