4 feb. 2009

Gerhard Steingress y el flamenco postmoderno

En la siempre espléndida revista TRANS, Revista Transcultural de Música, aparece una reseña de Luis Moreno Moreno sobre la última publicación aparecida de Gerhard Steingress: Flamenco postmoderno: Entre tradición y heterodoxia. Un diagnóstico sociomusicológico. (Escritos 1989-2006). (Sevilla: Signatura Ediciones, 2007). De entrada es curioso observar que el autor de referencia sobre sociología del flamenco sea un austriaco, cuyas publicaciones, desde Sociología del Cante Flamenco, son consideradas la Biblia de esta disciplina. Naturalmente esto es así porque estamos ante uno de los pocos autores que se enfrentan al estudio del flamenco desde una perspectiva académica y científica, sobre todo en lo que se refiere a la sociología y en menor medida al análisis musical. En efecto, Steingress se ha documentado, según nos informa Luis Moreno, en la prensa diaria de mediados del siglo XIX, época en la que sitúa la aparición del flamenco en los teatros de Jerez de la Frontera y, posteriormente, de los cafés cantantes según sabemos, como los frecuentados por la mítica figura de Silverio.
Es de destacar la opinión defendida por el sociólogo musical de que el flamenco nació en las apariciones públicas de artistas profesionales y semi-profesionales y no recluido en la intimidad de los humildes hogares gitanos como se había establecido por los que defendían la teoría tradicionalista, según la cual, el flamenco cuando aparece en el café cantante pierde la autenticidad que tenía en sus orígenes para “prostituirse” en el espectáculo vano. Steingress desmonta esta teoría con datos objetivos que son fruto de una investigación exhaustiva de fuentes periodísticas de la época. A partir de ahí, no es difícil justificar que en épocas post-modernas de mestizaje y encuentro en un mundo global el flamenco beba de fuentes que le son impropias como el rock, el jazz, las músicas africanas, etc., puesto que siempre ha sido así: una música de mestizaje.
Este es un autor que no hay que perderse.




No hay comentarios: