18 dic. 2008

Florence Foster Jenkins

En este blog pretendemos poner lo mejor de cada casa. Por eso buscamos en distintos estilos la música más interesante, la mejor concebida y realizada, los momentos más sublimes. Pero hay días en que uno no está para nada. Todo aficionado a la ópera conoce a esta espeluznante soprano, para quien no la conozca ha llegado su hora...
Lo siento.




La historia es impresionante. Puede verse en la wikipedia.
*
Esto es una entrevista que circula en la red (traducida del inglés) supuestamente realizada a Cosme McMoon, aunque en realidad este seudónimo esconde el nombre de Edwin McArthur, que fue el auténtico pianista acompañante de la “diva”, aunque en la wikipedia y en blogs de internet se da como nombre verdadero el seudónimo. Esto parece una de esas historias de Borges en las que la realidad y la ficción se confunden. Pero los personajes son reales.
Edwin McArthur fue acompañante de la expléndida cantante wagneriana Kirsten Flagstag
*
Asumiendo que el público tendrá un montón de preguntas, estas serán contestadas en la siguiente entrevista con el que fue acompañante de Miss Jenkins durante muchos años, el Señor Cosme McMoon:
Pregunta. Como muchos otros artistas excepcionales, Florence Foster Jenkins ha sido comprendida de una forma parcial y limitada por todos, incluso por sus más devotos seguidores. Para una completa comprensión de estos números tal como los podemos escuchar hoy se necesita no solo algunos antecedentes sino una breve pero esclarecedora explicación de su personalidad por alguien al mismo tiempo familiar y comprometido con este excepcional proceso. Es por esta razón que tenemos la fortuna de poder entrevistar a Mr. Cosmé McMoon, que preparó a La Señora Jenkins y la acompañó en esas grabaciones. Al objeto de conseguir una imagen lo más completa posible, Mr. McMoon, ¿querría contar algo a nuestros oyentes sobre la biografía de La Señora Jenkins anterior a su tardía carrera en los escenarios?
Respuesta. Por supuesto. La Señora Jenkins nació en Wilkes-Barre PA hacia 1868, en una rica familia, pero muy pronto su deseo fue cantar, a lo que sus padres se opusieron por la espantosa calidad de su voz, y en su primera adolescencia se marchó de casa y se fue a Filadelfia para intentar vivir su vida. Allí pasó muchas penurias y privaciones, hasta que su padre, al tener noticias de ella, la buscó para llevársela a casa. Fue entonces restaurada su posición social de joven rica, pero con la promesa de no volver a cantar más. Por eso, en vida de su padre, no volvió a cantar, porque este mantuvo esa terrible coaación sobre ella. Finalmente, a su muerte, abandonó su promesa y siendo su madre menos exigente, se le permitió tomar lecciones de canto de nuevo, aunque sin permitírsele cantar en público. Muerta su madre en 1928, recibió una fortuna adicional y estando totalmente libre para seguir su camino decide hacer su carrera en los escenarios. Por entonces debía de tener unos sesenta años.
*
Pregunta. ¿La animó alguien en su pretensión de adoptar en serio una carrera como cantante? ¿Quién influyó en esto?
Respuesta. Bien, ella había cantado en pequeños eventos en su gran club musical, que era conocido como el Birdy Club. Allí se celebraba un baile anual, y en los últimos años, había creado un intermedio durante el cual cantaba un aria, y fue tan grande el entusiasmo y el júbilo que despertaba que la gente pedía más. Era animada a cantar una y otra vez, tanto por los profesionales como por los profanos. Había una gran cantidad de buenos cantantes del Metropolitan en ese club, (creo que Enrico Caruso era uno de sus fundadores), y toda esa gente para gastarle una broma le decían que era la más hermosa voz que habían conocido, y la animaban.
*
Pregunta. ¿A a través de cuál de estas actividades llegó usted, Mr. McMoon, a conocer a la Señora Jenkins?
Respuesta. Mis primeros encuentros con la Sra. Jenkins fueron en reuniones sociales un año antes de la muerte de su madre. Coincidí con ella a menudo y, sabiendo que yo era un concertista de piano, me preguntó, cuando decidió dar su primer concierto, si quería preparar el programa y supervisar los números, a lo que yo accedí.
*
P. Antes de profundizar en la descripción de la carrera de la Señora Jenkins, pienso que podría ser apropiado que nos contase ahora sobre alguno de los más memorables números que realizó, describiéndonos tal vez los vestidos, pues ella fue famosa por su puesta en escena en general.
R. Bueno, debo decir que cada uno de los números fue memorable, en la forma en que los interpretaba, porque no era solo la interpretación que podemos oír en los discos, sino que además añadía aspectos histriónicos a cualquier número, generalmente en lo referente a la actuación teatral, tanto si era un aria, como a cualquier otra acción adecuada si se trataba de una canción descriptiva, también podía adoptar distintas formas de danza durante los números, todo lo cual era bastante jocoso. Recuerdo que el número más frecuente era una rápida canción española llamada “Clavelitos”. Durante esta canción, insistía en que hubiera una introducción instrumental en la que ella bailaba un paso español, como de un fandango. Salía vestida con una gran peineta y una mantilla, (un precioso chal español), y llevando una cesta de claveles. En medio de la canción solía hacer parar la música y lanzar las flores a la audiencia, que respondía airosa ¡Olé! Y todo ello creaba tal alboroto que al final se veía obligada a hacer un bis. Pero, claro, había lanzado todas las flores, de modo que pedía a la audiencia que se las devolvieran para que pudiera volver a tirárselas, así que muchos se las llevaban hasta el escenario, mientras que otros se las lanzaban. Cuando el cesto estaba lleno ella empezaba de nuevo, solo que esta vez con el acompañamiento de las palmas cada vez que lanzaba una flor, como en el Carnegie Hall, donde fue acompañada con una gran salva de Olés por parte de miles de personas. Había muchos números extravagantes, cada uno con un característico disfraz y una actuación propia.
*
P. ¿Hasta qué punto podía la audiencia contenerse o mantener un gesto de aprobación durante todo esto, Sr. McMoon?
R. No había nada que decir de los gestos de aprobación, porque el público aprobaba todo con entusiasmo, pero la audiencia trataba casi siempre de no herir sus sentimientos evitando que fuera patente la risa, de modo que llegaron a desarrollar una convención consistente en que, en cualquier momento en que hubiera un discurso atroz o algo así, en que el público tuviera ganas de reír, aguantaban hasta llegar a las salvas de aplausos y silbidos en que el ruido era tan grande que podían reírse con libertad.
*
P. Quizás sea aún más importante saber cómo la Sra. Jenkins racionalizaba estas actuaciones. ¿Cómo podía ser capaz de interpretar estas reacciones de la audiencia como aprobatorias?
R. Había elaborado una concepción de todo esto basada en como las adolescentes se desmallaban y chillaban en una época en que Frank Sinatra empezaba a cantar, de modo que pensaba que ella producía el mismo tipo de reacción, y cuando llegaban estas salvas de aplausos, las tomaba como signos de aprobación de algunos tremendos “tour de force” vocales, y todo esto le encantaba. Muchas veces hacía parar la música, hacía una reverencia, y a continuación retomaba la interpretación.
*
P. ¿En ese tiempo, debió de verse obligada a compararse con otras divas serias de la escena operística?
R. Oh sí, naturalmente debía de hacer comparaciones, pero pienso que no podía oír su propio trabajo con un sonido adecuado, y esa es una de las características de su canto. Ahora sé que en algunas ocasiones, estando en casa con distintos invitados, ponía dos discos distintos para hacer una votación sobre cuál era el mejor. Podía poner The Bell Song por ella misma y por Galli-Curci, repartir pequeños papelitos y se suponía que debías de votar por la mejor interpretación. Por supuesto, todos los invitados votaban por ella, de tal manera que en una ocasión en que alguien votó por Galli-Curci la Señora dijo, “¡cómo puedes confudirlo! ¡mi voz es más completa que esa! De modo que ella no oía los atroces sonidos que allí había. Solía sentarse plácidamente a escuchar durante horas sus grabaciones.
*
P. Creo que para mucha gente la idea que tienen de sus apariciones se refiere a la que hizo en el Carnagie Hall. ¿Podría contarnos alguna de las estrafalarias características o alguna de las cosas especialmente interesantes que sucedieron durante la actuación?
R. Sí. Creo que su actuación en el Carnagie Hall es la cosa más extraordinaria que allí se ha producido. Yo debía de tocar para ella esa noche y cuando me aproximé al local apenas podía llegar a las inmediaciones debido a la enorme multitud que llenaba las calles que van al Little Carnagie y las inmediaciones de la Sétima Avenida, de forma que casi no podía atravesarlas. Había que identificarse para poder entrar, y en el interior había un récor de audiencia. Era como si la gente colgara de las vigas después de haber ocupado cada centímetro de la superficie útil del vestíbulo. Cuando salió a cantar un grupo de temas ingleses, apareció vestida con un corto disfraz de pastora sosteniendo un cayado de pastora, y el jaleo que se formó fue tal que fue preciso esperar cinco minutos antes de que callaran y pudiera empezar a cantar. Después el concierto siguió con el aplauso más ruidoso y cerrado que haya podido escuchar, nunca he visto escena igual, ni en una corrida de toros ni en la Super-Bowl después de un touchdown vencedor. Cuando ella cantó Clavelitos, una famosa actriz tuvo que ser sacada de su palco debido a un ataque de histeria.
*
P.¿ Desde que la Señora Jenkins murió, ha habido muchos intentos de imitarla por parte de otros cantantes menos cualificados, o menos sinceros de lo que ella era, en ese tipo de arte vocal?
R. Oh sí. Tal baño de gloria como el que ella podía recibir de la audiencia es ciertamente una tentación para cualquiera, y muchos lo han intentado dando recitales estudiadamente disonantes en el Ayuntamiento y otros lugares, o intentado hacer la música igual de divertida, pero no han tenido éxito, sola han conseguido tener una noche deprimente, y la razón es que no eran sinceros en su esfuerzo como lo era la Sra. Jenkins. Ella es inimitable, muchos lo han intentado pero sin éxito.

No hay comentarios: