28 jul. 2008

Sobre el iPod de Obama



Todos los periódicos del mundo traen la lista de músicos que Obama lleva en su iPod. Por cierto, nadie ha publicado la música de George W. Bush, aunque de todas maneras da igual porque no íbamos a reconocer a los cantantes country y las músicas infantiles que este genio de la política debe de llevar en su cassette. Esto demuestra que, aunque continuamente se la quiera menospreciar, la música tiene cierta importancia en la vida, lo que no sabemos aún es para qué. Posiblemente la capacidad de crear identidades que tiene la música es uno de los factores que la hacen muy útil hasta para los políticos. Si uno dice “los tiempos están cambiando”, está transmitiendo un mensaje claro y rotundo. Pero si además, lo dice cantando con una música machacona que se libera en cada estribillo que repite “los tiempos están cambiando” y le das a todo ello un aire mesiánico, un aire que se entiende desde todas las religiones y que viene a ser un mensaje contra todas las religiones, contra su imperiosa voluntad de controlar a la gente, entonces estás haciendo historia. Por eso la música es tan importante, porque los griegos clásicos la incluyeron en el teatro para que el mensaje fuera más claro, para que el ritmo de la poesía fuera más evidente y eficaz. Para ellos recitar, cantar y bailar eran la misma cosa, era la musiké, el arte de las musas.
Pero volviendo a lo de ahora, a la lista de éxitos de Obama y a la inexistente lista de éxitos de Bush, es de destacar que el candidato demócrata de color que tiene al mundo encandilado, se presenta a presidente de los EE.UU. por lo que toda la música que dice escuchar es americana. No veo que se le haya deslizado ningún tipo de música que no sea la de su país. Lo que demuestra que el chico no es tonto y está bien asesorado. A mí me gustan también Stevie Wonder y Bob Dylan y sobre todo Miles Davis, pero, con la excepción de Los Rolling y Elton John que son muy queridos y entendidos en el país imperial, no hay ningún músico de otro país y eso es muy raro en un oyente que presume de ecléctico como es el candidato demócrata.
En conclusión, todo esto del iPod de Obama no es más que una forma inventada de buscar adhesiones al candidato por coincidencias identitarias. No tiene mayor importancia.

No hay comentarios: