3 mar. 2008

Monica Zetterlund


Estoy interesado en cierto retorno a Bill Evans. Parece que últimamente está de moda, recuerdo ahora los discos que acaban de sacar el guitarrista flamenco Niño Josele (Paz) y la pianista brasileña Eliane Elias (Something for you). También se edita en CD cualquier cinta antigua que aparezca por ahí.
En esto estaba cuando me he encontrado con un personaje curioso. Se trata de Monica Zetterlund, una cantante sueca que tiene un curioso record: quedó la última en un festival de Eurovisión y no sacó ni un solo punto. Es, desde luego, un honor lo que esta mujer consiguió en 1963 en el Festival celebrado en Londres. No es un hecho aislado, muchos escandinavos se fueron a casa sin un punto que celebrar, mientras José Guardiola quedó un puesto por delante con dos votos, (supongo que de Portugal).
El disco que grabó con Bill Evans, Walz for Debby, fue un éxito en el mundo del jazz y le valió el aprecio de la crítica.
La historia de Monica tiene tintes dramáticos porque después de una brillante carrera en el Jazz escandinavo, de aparecer en varias películas y de vivir un romance con Marlon Brando, quedó relegada a una silla de ruedas a causa de la escoliosis que sufría. Estos suecos son muy altos y una cosa trae la otra. Uno (que no es tan alto), también lo sufre en silencio y entiende lo que debió padecer esta mujer. Pero lo peor de todo es el final que tuvo. Parece que a consecuencia de un cigarro se produjo un incendio en su habitación y Monica, que estaba impedida como he dicho, solo pudo llegar al teléfono y mantener una conversación telefónica con los bomberos que, cuando llegaron, encontraron su cadáver carbonizado. Lo que demuestra, una vez más, lo malo que es el tabaco.
Empezamos la semana con una historia triste, los gitanos no queremos buenos principios.
Recomiendo encarecidamente esta dirección de YouTube donde aparece la cantante con el pianista. No me permite colgar aquí el video pero da acceso al mismo.


No hay comentarios: