13 nov. 2007

De ilusión también se vive.


Con más de un año de retraso he visto "El Ilusionista" de Neil Burger y me ha gustado mucho la película, su estética y toda la producción.
Una vez más nos enfrentamos, sin que yo busque el encuentro, con la música de Philip Glass. No voy a decir que me guste porque mentiría, pero si he de reconocer que al poco de estar delante de la pantalla dejas de notar su presencia y, eso en la música de cine, es una virtud y no un defecto. Será que la música va engranando bien con lo que sucede en la película y se adapta a los avatares de la narración, (sin estridencias), y los subraya y los matiza. En el cine la música es sierva de la acción, lo que en la ópera fue siempre más problemático.

No hay comentarios: