3 sept. 2007

Ciudadanía para la Educación.

Parece ser que el periódico "Hoy" ha hecho por fín un buen artículo sobre lo que está mal en la asignatura de "Educación para la ciudadanía" y resulta que es que a la Iglesia no le gustan los homosexuales (reconocidos) ni las sociedades que les dan acogida, ni que se explique la historia reciente porque puede vérsele el plumero del nacional-catolicismo.
De ser cierto esto, creo que la Iglesia (y por supuesto la derecha española) deberían oponerse a que se estudie Historia, (si es que todavía se estudia en los colegios y/o institutos, que no lo sé) por razones obvias. Pero también deberían oponerse a que se estudie física, ya que se pretende ingerir en el pensamiento religioso explicando el origen del mundo de forma harto profana con eso del Big Bang y demás mentiras. El gobierno de Bush está haciendo algo sobre esto. No así las matemáticas, que esas tienen mucha utilidad para la ciencia económica, y ésta, no sé por qué razones evangélicas, está muy vinculada a la Iglesia, más allá de los muchos adeptos a "La Obra", que son, por cierto, quienes la dirigen desde hace cierto tiempo. Tampoco debería dársele información a los alumnos de ninguna de las historias del arte, (literatura, artes plásticas y música), al menos en lo que respecta a las épocas posteriores al Renacimiento, donde todo es laicismo y ateísmo.
Como todo esto es difícil de llevar a la práctica pensamos que lo más práctico sería proponer la educación religiosa como obligatoria y que fuera la Iglesia católica quien rigiera las enseñanzas en todas las asignaturas, como, por otra parte, siempre fue. Una educación como Dios manda y no esto que se viene proponiendo.
Como si todos los niños debieran educarse en el cumplimiento de las leyes. Como si estas fueran de aplicación para todos. Por eso la Santa Madre propone que las leyes educativas no se cumplan, (esto de las leyes es cosa de liberales ilustrados ateos y malintencionados) y se manifiesta en contra de que se le enseñen las leyes a los chicos, porque algunas de éstas no nos gustan y son contrarias a la Ley de Dios que, como es lógico, está por encima de las simples leyes humanas. Razón de jerarquía evidente.

No hay comentarios: