27 ago. 2007

Últimas novedades

A una sobrina de 14 años (de madre gallega y padre catalán) le pregunto qué le gusta más si Galicia o Cataluña, y me responde (diplomáticamente) que lo que más le gusta es la PlayStation.
*
A mi sobrino de 15 (que no quiso ir de viaje con sus padres a los Alpes y se quedó en Alicante con sus abuelos), le pregunto que cómo pasó las vacaciones, que si hizo amigos. Me contesta que no hizo ningún amigo pero que lo pasó bien porque tenía su móvil.
*
Mi mujer cuando se levanta por las mañanas (tan temprano) tiene como único placer escuchar una determinada emisora de radio. Le he comprado una radio nueva y le he sintonizado todas las emisoras que le interesan (con el manual en la mano y algo de esfuerzo), pero cuando nos fuimos de vacaciones lo desenchufé de la red (porque siempre se estropea algún aparato con las tormentas del verano) y cuando volvimos y fue a ponerlo se habían perdido todas las emisoras. El primer día de vuelta al trabajo se quedó sin su pequeño placer de escuchar su emisora favorita mientras se calienta el café (no tenemos microondas).
*
La relación de las personas con respecto a las novedades es inversamente proporcional a la edad. Cuanto más edad menos gustan las novedades.
*
Mi madre se desespera en el supermercado porque no encuentra sus galletas. Le gustan las clásicas galletas de toda la vida y cada día le cuesta más encontrarlas entre tanta galleta integral, con multicereales, fibras y demás aditamentos modernos que ella deplora y desprecia. Llegará el día en que no pueda comprar sus galletas. Ese día es posible que ya no quiera seguir viviendo y se muera. Por favor, no podían seguir haciendo las galletas María unos años más.
*
A mi me gusta la tecnología según y cómo. Me gustaron los ordenadores desde que cogí uno por primera vez en los años ochenta y fabriqué un sencillo programa (con basic) que generaba los números primos "ad infinitum". Las cosas han progresado tanto que hoy día no podría hacerlo. Es así de paradójico, pero es el resultado de un complot. No es que yo esté paranoico (o no sólo es eso), es que Bily (Gates) quiere dominar la situación y ser él quien me resuelva los problemas, cobrándome una pequeña cantidad por sus maravillosos programas, tan bonitos. No le gusta que los resuelva yo. Me gusta mucho la red. Me parece un invento magnífico, pero qué pasa si yo pongo en mi blog cosas como: terrorismo, bombas, Al Qaeda, y cosas así. Pues que una máquina de la Central de Inteligencia me selecciona para que sea analizada por algún experto.
*
(Saludos desde aquí al experto que me expía y pisotea mis derechos civiles).

No hay comentarios: